Archivo por meses: marzo 2014

El calvario editorial y el enfoque de Bruno Nievas

Ayer por fin comencé mi calvario editorial personal por la primera de las opciones: contactar a diversos agentes literarios para hacerles llegar mi propuesta editorial para mi primera novela.

Después de haberme leído chorrocientas páginas en Internet sobre el “protocolo oficial”, preparar con esmero una carta de presentación, preparar también una propuesta editorial al uso, etc, etc, envié unos cuantos emails… y ahora a esperar.

Sin embargo, gracias al esfuerzo de Francisco Fernández pude asistir hace un par de semanas a la sesión online del curso de Carlos Burges “Publicación y monetización de libros electrónicos” que se llevó a cabo en la UJI. Carlos es un fenómeno, dio un curso muy interesante. Y a la semana siguiente tuve el inmenso privilegio de conocerle por fin, mediante una videoconferencia que mantuvimos él desde Cienpozuelos (Madrid) y yo en Abu Dhabi.

Me hizo recapacitar mucho, y volver a pensar en el caso de Bruno Nievas. Para quien no lo conozca, Bruno es un pediatra también escritor de novelas. Yo supe de él a raíz de la publicación gratuita que hizo de la primera, “Realidad aumentada“, allá por 2010. Y ahora Carlos me ha hecho volver a pensar en él. De modo que he visitado su web, y sigo reflexionando sobre el asunto…

El caso de Bruno es otro más en una lista que cada vez parece más larga: los cauces habituales del mundo editorial parecen fortalezas insalvables para la mayor parte de autores noveles, y muchas editoriales desdeñan o rechazan la aceptación de nuevas obras para su publicación. Afortunadamente hoy disponemos de Internet y los formatos digitales, y eso es lo que hizo Bruno: publicó de forma totalmente gratuita por un tiempo su primera novela, que alcanzó en 4 meses las 42.000 descargas. ¿La consecuencia?: una editorial lo buscó ofreciéndole publicársela.

No es el primer caso similar que conozco. Parece que dentro de un mundo que se sigue moviendo por los mismos parámetros que el siglo pasado cuesta aceptar las nuevas tendencias digitales. Es curioso, porque mientras muchos autores y editoriales están enfocando el libro electrónico como una fuente de piratería y grandes pérdidas, otros lo ven como una gran oportunidad…

Estoy meditándome de forma muy seria el asunto. Quizá si no obtengo una respuesta positiva en un plazo razonable vaya siendo hora de plantearse la autoedición digital…

The Tourist (Florian Henckel von Donnersmarck)

The TouristEsta película de 2010, protagonizada por Johnny Depp y Angelina Jolie, trata del desesperado intento de la Interpol por capturar a un escurridizo ladrón con habilidad para cambiar de caras con facilidad, y cuya única manera de encontrarle es a través de su conocido romance con una mujer (Angelina Jolie), a la cual someten a vigilancia. Con el fin de deshacerse de esa vigilancia, la amante escoge a otro hombre (Johnny Depp) hacia quien dirigir las sospechas de la policía (y de paso de la mafia que también lo busca) mientras va a Venecia a reunirse con él.

La película en general resulta lenta, aunque sí tiene algunos momentos de intriga que son los únicos amenos. El tono pseudo-romanticón de fondo es bastante lamentable (aunque es cierto que no es el tipo de temas que a mí me suele gustar).

El enredo de la intriga es aceptable, así que para pasar una tarde de domingo en el sofá puede valer (como mucho). El trabajo de los actores no es para tirar cohetes, desde luego, y en mi opinión el final de la película está estúpidamente resuelto.

Para pasar un rato entretenido si no tenéis nada mejor que ver…

Ahora me ves… (Louis Leterrier)

Ahora me ves...

Anteayer vi una película que me ha producido un curioso efecto: mientras la veía me pareció entretenida (sin más, eso sí), y sin embargo ahora, dos días después, me ha costado un terrible esfuerzo recordarla para poder escribir el post. Mal asunto…

No me refiero a que no recordase su nombre: es que no me acordaba absolutamente de nada, ni siquiera de qué iba a grandes rasgos. En mi vida, a pesar de mi Alzheimer galopante, me había ocurrido algo así con una obra. Lo cual, aparte de hablar muy mal de mi memoria, también lo hace de su capacidad para impactar.

O dicho de otra manera: es completamente prescindible.

El argumento gira en torno a cuatro ilusionistas que montan unos grandes espectáculos de magia durante los cuales roban y estafan gracias a sus artes, consiguiendo el apoyo de un público cada vez mayor, mientras el FBI intenta infructuosamente pescarlos.

Lo más mágico de toda la película me pareció que era cómo narices consiguieron embarcar a dos actores como Michael Caine y Morgan Freeman en esta historia.

Si la queréis ver para pasar la sobremesa puede resultar entretenida. Pero si alguien intenta buscarle algo de arte al asunto, que recuerde que ya le avisé: ésta no es tu película.

El maestro de esgrima (Arturo Pérez-Reverte)

El maestro de esgrimaÉsta es para mí una novela muy especial. Me resultan especiales las novelas que me motiva el releerlas, especialmente aquellas con trama policíaca o de intriga, puesto que eso significa que no pierden demasiado por el hecho de conocer ya el final de las mismas.

El maestro de esgrima es la segunda novela publicada por D. Arturo Pérez-Reverte, allá por 1988. Yo la leí hace ya unos años, pero me asaltó el impulso irrefrenable de releerla y me la he liquidado en apenas tres días. Es una pequeña joya…

Ambientada en el Madrid del último tercio del siglo XIX, la trama gira en torno a un viejo maestro de esgrima, solitario y absolutamente fiel a sus estrictos principios, que se ve atrapado en el ojo del huracán de terribles acontecimientos por dos motivos: el asesinato de un importante personaje y el enamorarse sin esperanza de una mujer muchos años más joven que él.

Como ignoro absolutamente todo acerca del arte de la esgrima clásica, me es imposible valorar el grado de documentación que el autor ha invertido en ella, aunque aparentemente es mucho. La trama policíaca en realidad es bastante simple, pero la oscura ambientación que rodea el limitado mundo del protagonista la rellena perfectamente. El contexto histórico, que son los días previos al alzamiento del general Prim en septiembre de 1868, transmiten perfectamente la inquietud y sensación de nerviosismo en toda la escala social que ocurren antes de una revolución.

Una novela corta y muy amena. Muy recomendable.